Al ritmo de su pluma (y del incienso)

Supongo que sí, que todo comienza con la mirada. La que establecí con Diálogos con el vacío se dio antes de leerlo, en la pasada feria del libro del Zócalo, luego de que --precisamente-- Gerardo Castillo presentara su poemario: Poemas del desamparo (también de Vodevil Ediciones, 2019) junto a otro poeta que quiero y respeto … Sigue leyendo Al ritmo de su pluma (y del incienso)

Éramos sombras, ciegas, que caminaban como borrachos sin memoria

Llegamos a su oficina, un día, una mañana entre semana. Ésta se hallaba en un edificio que pertenecía al gobierno de la ciudad, o del país, no recuerdo bien, custodiado por policías y por un detector de armas y metales. —¿A qué vienen? —nos dijo la guardia, malencarada, desconfiada, conforme miraba nuestra desfachatada apariencia. —Venimos … Sigue leyendo Éramos sombras, ciegas, que caminaban como borrachos sin memoria

Sobre robarse algunos libros

Yo sé que nadie va a creerme. Pero ese día, no tiene mucho, sentado en aquella hermosa biblioteca pública, mientras miraba uno de los anaqueles iluminados por una tenue y verdosa luz, pensé en Bruce Davidson. En específico pensé: “Estaría pocamadre que aquí hubiera algún libro de él…”, y de inmediato me reviré: “... pero … Sigue leyendo Sobre robarse algunos libros

El verdadero dolor es fácil de reconocerse

¿Ya supiste lo de Eusebio?, me dijo. No sabía, pero después de preguntarle qué había pasado le comenté que justo estaba pensando en él. Por cosas pendientes [malditos pendientes] y por otras que aquí no vienen a cuento, pero tenía muchas ganas de verlo, le dije. De cualquier modo, pensé, siempre estoy pensando en él. … Sigue leyendo El verdadero dolor es fácil de reconocerse