Ser Feliz o entregarse por completo a la locura (u otra crónica caótica sobre Joker/Arthur Fleck)

La lata repleta de ceniza reposa sobre la mesa. Es una lata sin etiqueta, completamente gris, como las otras latas que invaden la habitación de Rosalinda. Un Delicados sin filtro permanece en los labios de su desdentada boca: la mujer lanza el humo frente a sí, sin dar el toque, y de ese modo el … Sigue leyendo Ser Feliz o entregarse por completo a la locura (u otra crónica caótica sobre Joker/Arthur Fleck)

La ambigüedad es una inmundicia

Hola. Vengo de escribir el primer borrador de un guion cinematográfico sin saber adónde ir. Vengo fresco, desangrándome, con la imperiosa necesidad de escribir otra cosa... Esto. Y quisiera jurar por mi vida que no me vuelve a ocurrir. Eso de escribir el borrador de un guion sin saber adónde ir. Y quisiera decir (escribir) … Sigue leyendo La ambigüedad es una inmundicia

Conocí a Vicente Leñero (una vez)

Para Gonzalo Trinidad Valtierra   I. El escritor les dice: --Lo conocí, una vez, cuando conocí a Julio Scherer, a quien le dediqué mi primer libro, que era un libro de poesía --y da un largo trago a su copa de vino, hasta vaciarla--. Scherer conocía el prodigioso trabajo de mi padre en el violín. … Sigue leyendo Conocí a Vicente Leñero (una vez)

Los motivos del monstruo (o La noche más oscura del reportero)

1.   --Voy a ser franco, don Leobardo --Denegri cruzó la pierna con desenvoltura--. No le pedí esta entrevista para hacerle preguntas sobre su gestión como gobernador. Se la pedí porque he recibido noticias muy alarmantes de los malos manejos de su administración. --Ah, caramba --Reynoso frunció el ceño--. Debe tratarse de algún infundio. --Me … Sigue leyendo Los motivos del monstruo (o La noche más oscura del reportero)

Steve Rothery (o de todo lo que perdimos pero seguimos recordando)

Inventaré que sueño. Y que cuando miro al frente está el mar. A un lado mío, construida sobre la arena blanca, hay una enorme tortuga. Y frente a ella, tú. Sobre el caparazón escribes nuestros nombres. Conforme las olas golpean nuestros pies, el polvo infinito y las rocas, me miras sonriendo. Solo estamos tú y … Sigue leyendo Steve Rothery (o de todo lo que perdimos pero seguimos recordando)