Una frase acá, otra allá

Por Ricardo Garibay*

Una frase acá, otra allá… Leer y leer para dar con una frase, una breve sucesión de palabras que abren de pronto parte muy importante del mundo, descorren el velo y dejan ver algo que es bello y era ignorado. Sorprende mucho la frase, que agranda de golpe nuestra intelección y nuestro juicio. Sorprende mucho la visión repentina, que se expande entre signos de admiración. Un aliento de reverencia y gratitud se desprende del lector hacia el autor. Autor ya indeleble, amigo y maestro.

He podido ver innumerables veces que las horas, días o semanas empeñadas en un libro, valen porque se halla de repente eso que digo. Y digo se halla, no se encuentra. Se encuentra lo que se busca, se halla lo inesperado. Y cuando se halla no queda más remedio que pensar: Dios santo, qué hermosa verdad, y no la conocía; y no es un libro lo que ha tardado en aparecer, sino la vida toda. Los años vividos, ¿tantos!, entregados a dizque saber lo suficiente, a ver y oír hasta desechar toda posibilidad de sorpresa en las calles y los días, y tropiezo con esto, esta agrupación de sonidos que ahora mismo, ya, me hacen ser menos deleznable. Qué fortuna, el hallazgo: qué pobreza, cuanto lo antecede.


*Fragmento incluido en su libro Paraderos literarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: