Ser Feliz o entregarse por completo a la locura (u otra crónica caótica sobre Joker/Arthur Fleck)

La lata repleta de ceniza reposa sobre la mesa. Es una lata sin etiqueta, completamente gris, como las otras latas que invaden la habitación de Rosalinda. Un Delicados sin filtro permanece en los labios de su desdentada boca: la mujer lanza el humo frente a sí, sin dar el toque, y de ese modo el … Sigue leyendo Ser Feliz o entregarse por completo a la locura (u otra crónica caótica sobre Joker/Arthur Fleck)

Conocí a Vicente Leñero (una vez)

Para Gonzalo Trinidad Valtierra   I. El escritor les dice: --Lo conocí, una vez, cuando conocí a Julio Scherer, a quien le dediqué mi primer libro, que era un libro de poesía --y da un largo trago a su copa de vino, hasta vaciarla--. Scherer conocía el prodigioso trabajo de mi padre en el violín. … Sigue leyendo Conocí a Vicente Leñero (una vez)

Entre mudanzas, mis abuelas, sus casas y el olvido

Mi primer nombre es el de mi abuelo paterno, y cuenta la historia familiar que hubo un día en que compró el predio que está en la esquina que une las calles de Dvorak y Leon Cavallo, en la colonia Vallejo, al norte de la Ciudad de México. Cuando murió, ese terreno se lo repartieron … Sigue leyendo Entre mudanzas, mis abuelas, sus casas y el olvido

Etgar Keret, la escritura como plan B

Tomé mi lugar en la fila, a la hora señalada, una hora antes de lo anunciado, y como el resto de la gente que iba llegando, esperé. Unos días antes anunciaron que Etgar Keret (Official) estaría cotorreando con sus lectores un rato, hablando sobre su trabajo como escritor, en la Conferencia "La escritura como plan … Sigue leyendo Etgar Keret, la escritura como plan B

Steve Rothery (o de todo lo que perdimos pero seguimos recordando)

Inventaré que sueño. Y que cuando miro al frente está el mar. A un lado mío, construida sobre la arena blanca, hay una enorme tortuga. Y frente a ella, tú. Sobre el caparazón escribes nuestros nombres. Conforme las olas golpean nuestros pies, el polvo infinito y las rocas, me miras sonriendo. Solo estamos tú y … Sigue leyendo Steve Rothery (o de todo lo que perdimos pero seguimos recordando)

Como rockstar, divinidad y presidente

Tan pronto Andrés Manuel López Obrador comenzó su discurso, abandoné el estadio. El solo hecho de imaginarme a toda esa gente -la capacidad del Azteca y mucho más, aunque quizá muchos menos de los que habrían ido al Zócalo- queriendo hacer lo mismo, cuando acabara todo, me obligó a decidirlo. Qué incómodo resulta el Azteca … Sigue leyendo Como rockstar, divinidad y presidente