La triste osadía del Señor Segovia (VI)

VI Ella sí está ahí. En aquel stand de la UNAM.  Lo recordé apenas, hace poco, cuando me escribió para preguntarme  cómo estaba.  Recordé sus senos, la neta, unos senos que me mostró la noche en que bebimos juntos en aquella cantina en la que tienen una foto de Eusebio colgada cerca de la puerta.  … Sigue leyendo La triste osadía del Señor Segovia (VI)

Ladrones profesionales

—¿Sabes cómo fue que lo atrapé? —No. —Muy fácil —dijo, el cubrebocas cubriéndole medio rostro—: por la chamarra. Hacía quince minutos que había llegado. Yo, que estaba ahí, en la librería de viejo, husmeando en las repisas más bajas, en cuclillas, queriendo encontrarme con algún título que me sorprendiera. Y así ocurrió: hallé un desgastado … Sigue leyendo Ladrones profesionales

La triste osadía del Señor Segovia (IV)

IV Desperté a las ocho de la mañana, cuatro horas antes de la presentación. Al hacerlo, al abrir lentamente los ojos, los rayos del sol ya entraban por la enorme ventana y me acariciaban los párpados. En cuanto los abrí por completo tomé, en automático, el control remoto, y encendí la televisión. Tenía mucho tiempo … Sigue leyendo La triste osadía del Señor Segovia (IV)