Manos

Con mis horribles y pequeñas manos cubro
lo poco
que queda de mí:
un rostro
que además de lágrimas
tiene frente a sí su vida entera
en aquellas líneas que surcan
las palmas sucias
de esas mismas manos.

Y escucho,
nuevamente,
exprimiendo al máximo mi insensatez
(cualquier insensatez),
que todo está demasiado claro:

           Todo

  está

            muy

  claro

repite
mi propia voz.

Es mentira, pienso entonces
(sí, en ese mismo instante)
pues cuando abro los ojos
lo único que veo
son esas mismas manos
(y esas mismas lágrimas)
impidiéndome mirar
con claridad.

Un comentario sobre “Manos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s