esa peli extraña

Lo único que tenía era la imagen
de un tipo en un mercado, ¿una carnicería?,
y la de una mujer masturbándose,
medias de red entrecruzadas
en memoria de algún hombre, y la de otro hombre,
su imagen, uno que obligaba a otro
a comer helado, mucho helado,
mientras lo jalaba por los pelos
no decía
una sola palabra, no era necesario
decir nada.
Solo jalar
y jalar.

Había otra mujer: una que gritaba en medio
de la lluvia
(y de la noche); había
un tipo que masacraba a otros
por dinero, y que hablaba
en voz en off conforme la peli
transcurría en cuartos estrechos, en sitios
en los que me imaginé que ya había estado,
en sitios
en los que estuve después.
Mucho después.

La vi una vez, cierta madrugada
en la televisión que había en mi cuarto
mientras mis padres y hermanas dormían
(o eso me hacían creer).
Sería en el 11 o en el 22, no recuerdo
qué canal era, pero ahí estaba
esa peli extraña
cuyo nombre nunca mencionaron, pero que me gustó,
así
nomás
me gustó
y ahora que he vuelto a verla, descubriendo que Wong Kar Wai
la dirigió, y que aquel fotógrafo gringo
(se me va su nombre) la fotografió; ahora
que entiendo mejor algunos conceptos
sobre la luz
(y sobre la oscuridad)
me gustó que volviera a gustarme
“Ángeles caídos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s