Mr. Romantic (o en un mundo donde todos quieren ser estrellas)

Se desabotonó la camisa luego de que terminó su set. Sudaba demasiado; en aquel lugar, a pesar de estar al aire libre, hacía mucho calor. La suya era una camisa color guinda, imitación de seda, que había comprado cierto día en el centro de la ciudad. Hecha a su medida, con ella interpretaba las canciones … Sigue leyendo Mr. Romantic (o en un mundo donde todos quieren ser estrellas)

Ladrones profesionales

—¿Sabes cómo fue que lo atrapé? —No. —Muy fácil —dijo, el cubrebocas cubriéndole medio rostro—: por la chamarra. Hacía quince minutos que había llegado. Yo, que estaba ahí, en la librería de viejo, husmeando en las repisas más bajas, en cuclillas, queriendo encontrarme con algún título que me sorprendiera. Y así ocurrió: hallé un desgastado … Sigue leyendo Ladrones profesionales

Pártele su madre a quien no te diga la verdad

Para Edmundo Martínez El Doktor recargó el lomo contra la barda baja y de su morral extrajo Pulp de Charles Bukowski. Le quitó el retractilado, que guardó en uno de los bolsillos de su saco con coderas, y le dio la vuelta al ejemplar que recién había comprado y que sostenía con ambas manos. Leyó … Sigue leyendo Pártele su madre a quien no te diga la verdad

Conocí a Vicente Leñero (una vez)

Para Gonzalo Trinidad Valtierra   I. El escritor les dice: --Lo conocí, una vez, cuando conocí a Julio Scherer, a quien le dediqué mi primer libro, que era un libro de poesía --y da un largo trago a su copa de vino, hasta vaciarla--. Scherer conocía el prodigioso trabajo de mi padre en el violín. … Sigue leyendo Conocí a Vicente Leñero (una vez)